Tomás Manuel Abeigón Vidal, EA1CIU

Mi foto
Pontevedra, Pontevedra, Spain
Colaborador de la Revista Radioaficionados de U.R.E. y del Foro Histórico de las Telecomunicaciones del COIT. Lic. CC Económicas y EE. por la USC, Post Grado en Banca Comercial "Cum Laude" por la Univ. Barcelona y Especialista en Dirección Financiera por la UOC

Visitas recibidas

¿Qué estás buscando?

lunes, 6 de junio de 2016

José Portela Seijo (1907-1985)

José Portela Seijo (Santiago, 1907-Ferrol, 1985)

Autor: Tomás Manuel Abeigón Vidal (EA1CIU)
abeigont@gmail.com
Pontevedra




José Portela Seijo en su laboratorio




Nació en Santiago de Compostela en 1907.

En 1923 se le concedió una pensión de estudios del Patronato de la Fundación Figueroa. Cursó sus estudios en la Escuela Industrial de Vigo, ubicada en la Calle García Barbón, nº 5, en el edificio de la Escuela Municipal de Artes y Oficios, donde obtuvo el título de Perito mecánico-electricista.

Mostrando su gran interés por el mundo de la electrotecnia, escribió el 27 de enero de 1929, un artículo titulado "Lo que es el estudio de la electricidad", que fue publicado dos días después en el diario El Compostelano, firmándolo como "Períto electricista". En él, expone la necesidad, en electrotecnia, de tener una buena base de conocimientos teóricos de matemáticas, física, química, etc. antes de dedicarse a la práctica y experimentación.


Edificio de la calle Ruedas, 2 Santiago de Compostela


Estableció su taller eléctrico en la calle Ruedas, 2 de Santiago de Compostela en julio de 1931.



José Portela fue socio fundador del Aero Club Galicia, promovido en julio de 1932 por Juan Tristán López, Agustín Amoedo, Antonio Carballido, José Espinosa Arias, Pablo Amoedo y Ramón Segade Lago.

El 29 de octubre de 1932 optó a una plaza de profesor de la Escuela Elemental del Trabajo de Santiago de Compostela, que gestionaba el Patronato de Formación Profesional de dicha localidad, para impartir las asignaturas de matemáticas y de mecánica y forja. Entre la documentación que acompañaba a la solicitud para optar a las mismas mediante concurso de méritos presentó acreditación de su formación y experiencia profesional que consistía en: títulos de perito mecánico y perito electricista, certificaciones y premios obtenidos durante sus estudios y certificaciones de las labores efectuadas en talleres de empresas particulares, entre otros.

La legislación de radiodifusión de 1932 facilitó la creación de multitud de pequeñas estaciones locales de pequeña potencia por toda España y La ciudad del Apóstol no fue una excepción. El 4 de enero de 1933 se firmó el contrato entre la Liga santiaguesa pro estatuto de autonomía y Unión Radio para el establecimiento de una emisora de radiodifusión en Santiago de Compostela que operaría con el indicativo EAJ-4. El director de Unión Radio, el ingeniero Ricardo Urgoiti Somovilla se desplazó a Santiago con tal fin. El día 5 comenzaron los trabajos para la instalación de la antena, soportada por dos mástiles de 35 m de altura cada uno, en el patio del edificio de Santo Domingo de Bonaval. Los estudios se ubicaron en la primera planta del edificio de la Plaza de la Universidad, nº 5. En mayo de 1933 comenzó a publicarse en la prensa de manera continuada la programación de la emisora compostelana que emitía entonces en 368 m, 815 Kc. y una potencia de 200 W. En 1934 se cambió la frecuencia a 201,1 m., 1.492 Kc.


Santo Domingo de Bonaval, donde se instalaron las torres de la antena de la Emisora Compostelana en 1933

Placa conmemorativa de la instalación de las antenas de la Emisora Compostelana



El 17 de enero de 1933, después de resolverse el concurso para la adjudicación de la plaza de profesor en la Escuela Elemental de Trabajo, no obtiene plaza para ninguna de las dos a las que optaba, por lo que envía una carta-denuncia al periódico El Compostelano donde expone que si bien considera que la plaza de profesor de matemáticas fue justamente adjudicada a otra persona, se siente discriminado en lo que se refiera a la de mecánica y forja, para lo que consideraba tener mayores méritos, además de un título a mayores que el otro candidato al que finalmente se le adjudicó la plaza, a quien reta a publicar en la prensa sus credenciales a fin de que se valore si la elección fue o no justa.



Azabachería, 27, donde se instaló la emisora de José Portela Seijo en 1933




Emisora construida por José Portela Seijo que funcionó en Azabachería, 27 en 1933




En febrero de 1933, José Portela Seijo instaló una emisora de radio experimental en Santiago de Compostela. Así lo refirió, el 17 de febrero de 1933, el abogado José Rodríguez Lloveras cuando ensalzando la figura de José Portela en un artículo publicado en el diario El Compostelano, en el que, tras calificarlo como "un valor positivo gallego en radio", añadió: "[...] La labor práctica de Portela adquirió recientemente como colofón la instalación de una emisora experimental, que llevó a cabo con motivo de investigar más de lo existente sobre ondas dirigidas [...]".


Pero la emisora experimental de José Portela Seijo (1933) no fue la primera que funcionó en Santiago de Compostela, como se ha afirmado por algún autor, antes que esa lo hizo la del capitán de la Guardia Civil José Blanco Novo instalada en la calle Patio de madres, nº 13  en 1924, cuando este llegó a La ciudad del Apóstol destinado.

Sobre esto comentó Blanco Novo en la revista de la Asociación Españoles Aficionados a la Radiotécnica (EAR) en  julio de1926:



"[...] al fijar mi residencia en Santiago de Compostela [1924], hube de dedicarme a la construcción de un emisor de onda entretenida. Comencé por un reversed feed back, alimentado con 400 voltios continua, suministrados por baterías de acumuladores también de construcción casera. Con esta estación me dediqué a fonía, y las emisiones con pretensiones de concierto fueron oídas con receptor de galena en toda la población , mas no pudiendo obtener los alcances deseados me decidí a entrar de lleno en el campo de las ondas extracortas. Y esto último es lo que recomiendo a todo aficionado que no quiera sufrir decepciones como las que se sufren al pretender trabajar en ondas mayores con pequeñas potencias [...]"

El 18 de febrero de 1933 el diario El Compostelano publicó lo que, tras un "silencioso y largo trabajo de experiencias" llevadas a cabo por José Portela, representó la primera entrega del artículo titulado "Interesantes experiencias de radioemisión" en el que Portela relató las primeras pruebas y ajustes realizados por él después de construir su estación emisora. Dotada con modulación Heising, en la que empleó una válvula tipo L 210, la alimentación era de corriente continua y transmitía, tanto en onda media, como en onda corta, pasando de una a otra accionando un simple conmutador.


Válvula L 210





El 21 de febrero, José Portela escribió la segunda entrega de su escrito, en el que nos informa que el domingo 19 de febrero, desde la localidad de Santa Comba (Coruña), situada a 33 km de Santiago, comunicó durante dos horas en longitud de onda de 43 m. con su amigo Juan Trieste de Barcelona, quien le acusó recepción de su fonía con gran pureza y claridad de voz. También comentó que utilizaba en su estación experimental un receptor regenerativo de una sola válvula, para longitud de onda entre 10 a 44 m, muy limitado, por lo que, en caso de que las llamadas que efectuaba fueran escuchadas a largas distancias, no podría responderlas al no ser captadas por su receptor. Portela se proponía mejorarlo en breve para evitar este problema. Dado que su amigo de Barcelona, emitiendo con menos potencia que él, era recibido en Europa y América, era muy probable, según pensaba Portela, que él estuviese siendo escuchado a esas distancias o incluso más. A partir de las 12 de la noche, José Portela transmitía en onda media para sus asiduos radioyentes. Esta emisora experimental fue ubicada en el ático de la casa situada en la calle Azabachería, nº 27 de Santiago de Compostela. 

Su hermano Juan que acababa de terminar los estudios de técnico electricista en la Escuela Superior del Trabajo de Vigo, tras pasar unos días con su familia en Santiago, salía de viaje por diferentes centros industriales de España en prácticas, pensionado por dicha escuela.

El 2 de junio de 1933 por la noche comenzó a funcionar esta emisora en periodo de pruebas. Como demostración de la calidad de la señal transmitida por la misma, se recibieron telegramas procedentes de Mondoñedo, casino y de diversos particulares que le felicitaban y comunicaban que habían oído claramente las audiciones de música y recital de poesía emitidos. La estación había sido construida enteramente por José Portela Seijo en varios meses de trabajo, sin más apoyo pecuniario que el suyo. Dos días después se radió un programa magnífico programa de música. Portela trabajaba en la mejora de la emisora con intención de aumentar la potencia de transmisión.

El 14 de julio de 1933, José Portela Seijo recibió un oficio de la Dirección General de Telecomunicación en el que autorizaba el funcionamiento legal de su emisora, que ya tenía su audiencia repartida por toda la región gallega. El horario de las emisiones pasaría a ser, desde entonces, de una a dos por el día y de doce a una por la noche.

El 12 de agosto de 1933, un periódico de Ribadeo informaba que la emisora de José Portela Seijo venía transmitiendo desde hace algún tiempo en 90 m desde la escuela nacional de niñas de Santa Comba (Coruña), a donde había sido trasladada, por causas que se desconocían, desde Azabacheria, 27 en Santiago. La señal de emisión era de tal potencia y claridad que se oía en toda la región, confundiéndose con la de Toulose. El horario de emisión era de once y media a una de la madrugada.

El 16 de agosto de 1933, una comisión de industriales de Coruña le visitaba en Santiago para recibir asesoramiento sobre la instalación de una emisora.

El 14 de septiembre de 1933 se anunciaba que a partir del 20 de septiembre comenzaría a funcionar en la Escuela Industrial de Vigo la emisora de José Portela.


Escuela de Artes y Oficios de Vigo, Calle García Barbón, 5

La Escuela de Artes y Oficios de Vigo, hoy



El 21 de octubre de 1933 se informaba  que había dejado de funcionar la emisora que José Portela tenía instalada en Azabachería, la cual iba a ser  instalada en la Escuela Industrial de Vigo.

El 1 de diciembre de 1933 algunos cantantes de la Compañía lírica del maestro Guerrero actuaron en la emisora de José Portela Seijas.

El 6 de diciembre de 1933 se informa que fue denegada por el gobierno, hasta nuevo aviso, la autorización a la emisora experimental de José Portela Seijo que venía funcionando en Santiago de Compostela. 

El 7 diciembre de 1933 realiza en Santiago pruebas de recepción de señales de televisión con un receptor montado por él y en el que se mostraron fotografías transmitidas desde Inglaterra. Dicho aparato fue donado a la Facultad de Ciencias de la Universidad de Santiago de Compostela.

Eugenio González de Haz


Es entonces cuando José Portela Seijo se traslada a Vigo como técnico de la RCA, cuya representación para toda Galicia acababa de obtener Eugenio González de Haz. En la calle García Barbón, 14 es donde González de Haz monta su negocio, siendo su primer empleado Manuel Gardeazábal Rivas, quien años después sería radioaficionado con indicativo EA1FY. Manuel, era un "hombre muy mañoso y con amplios conocimientos de radio". Eugenio González de Haz fuera compañero de estudios de su hermano Victor Gardeazábal en el colegio de los Maristas de Vigo. Víctor Gaedeazabal también sería radioaficionado con indicativo EA1BJ en 1935, años antes de que lo fuera Manuel.


Víctor Gardeazábal Rivas. Sería titular de la estación de radioaficionado EA1BJ en 1934




Laboratorios de la R.C.A. en Vigo, Calle García Barbón, 14 (1934)



José Portela instala entonces su emisora de radio experimental en la RCA, García Barbón, 14 de Vigo y con la que llegaron a emitir durante dos días, tras lo cual tuvieron que dejar de hacerlo definitivamente por orden gubernativa.

En 1934 se estudiaba la ubicación que debería de tener una proyectada potente emisora regional en Galicia. En julio de 1934 José Portela Seijo firmó un artículo como "Perito electricista y técnico de «Radio Vigo»" en defensa del establecimiento de esta en Santiago de Compostela, aunque Coruña utilizaba sus influencias para que se tuviera en cuenta a la ciudad herculina como su emplazamiento.


Edificio donde se ubicó EAJ-58 Radio Vigo (1934 y mayo 2018)

 En 1934 Radio Vigo era dirigido por Santiago Montenegro Costas, concesionario y propietario y Emilio Torrado Lima, propietario y primer locutor de la emisora. Torrado también había sido compañero de colegio de Eugenio González de Haz en los Maristas de Vigo.

Santiago Montengro Costas

Emilio Torrado Lima


En junio de 1935 el diputado a Cortes por la Coruña, José María Méndez-Gil Brandón, presidió una comisión que se desplazó a Madrid para tratar con el Director General de Telecomunicación la instalación de la emisora regional de Galicia en la ciudad herculina. Surgieron entonces voces en Santiago, contestando a esta maniobra, en defensa de que aquella se estableciese en La ciudad del Apóstol, donde venía funcionando una pequeña emisora local de 200 W que nada tenía que ver con lo que se discutía en ese momento, una gran emisora regional de 30 Kw. de potencia. José Portela Seijo escribió un artículo en El Compostelano sobre este asunto bajo el título "la emisora en peligro" en el que abogaba por la opción de Santiago de Compostela, efectuando una critica a la pasividad de los santiagueses ante la posibilidad de que la ciudad del apóstol perdiese, frente a Coruña, el establecimiento de la emisora regional.

El 21 de noviembre de 1935, José Portela fue admitido como aspirante en el concurso para la provisión de profesorado de la Escuela Elemental del Trabajo de Santiago de Compostela. Optaba a las asignaturas de "matemáticas y tecnología de la construcción" y "Maestro de mecánico-Herrero-forjador".

En octubre de 1939, su hermano Juan regresaba a su taller de radio en la calle Azabachería de Santiago después de tres años de vida militar, en el frente y en el parque de artillería de Coruña.

José Portela Seijo se estableció en Ferrol donde fundó la empresa CIRE (Centro Industrial Radio Eléctrico). Fue inventor del primer magnetófono de hilo que se conoce en el mundo en 1946.


Fotografía gramófono modelo 1946

Emisora (1933) y magnetófono (1946) construidos por José Portela Seijo sobre un mueble moderno, conservados por un hijo del inventor


José Portela Seijo con Manuel Carreira (Investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas) y su Sra Esmeralda, y María Gómez esposa de Juan Portela.


José Portela Seijo



José Portela Seijo falleció en Ferrol en 1985.

No hay comentarios:

Publicar un comentario