Tomás Manuel Abeigón Vidal, EA1CIU

Mi foto
Pontevedra, Pontevedra, Spain
Colaborador de la Revista Radioaficionados de U.R.E. y del Foro Histórico de las Telecomunicaciones del COIT. Lic. CC Económicas y EE. por la USC, Post Grado en Banca Comercial "Cum Laude" por la Univ. Barcelona y Especialista en Dirección Financiera por la UOC

Visitas recibidas

¿Qué estás buscando?

viernes, 1 de julio de 2016

Ramón Pazos Gondar, radiotécnico (1904-1999)

Ramón Pazos Gondar, radiotécnico (1904-1999)

Autor: Tomás Manuel Abeigón Vidal 
Pontevedra


Ramón Pazos Gondar
Ramón Pazos Gondar con su familia (1908)
Ramón Pazos Gondar, hijo de José Pazos Canicoba y Socorro Gondar Cidre, nació en Riobó (A Estrada) en 1904. 

En 1918, Ramón Pazos comenzó a trabajar, como aprendiz de mecánico, en el Gran Garaje sustituyendo a su hermano Manuel, que fue militarizado y enviado a la Guerra del Rif. Unos años más tarde Ramón Pazos formó parte de la plantilla de la Fábrica de fundición y talleres Pazó, ubicada en el barrio de San Roque, cerca de la Plaza de Toros, en Pontevedra. Los Talleres Pazó fueran fundados por José Pazó Martínez en los primeros años del siglo XX con el nombre de La Constructora y
Fábrica y fundición Pazó en Pontevedra
después de permanecer cerrado durante varios años, fueron reabiertos en julio de 1926 por Diego Pazos Montes, ingeniero mecánico, hijo del anterior propietario, obteniendo además, la representación para Galicia de la marca francesa fabricante de automóviles, Sizaire Frères. Los talleres fueron renovados con maquinaria moderna y personal competente, acorde a las exigencias de los nuevos tiempos.

En 1927, Ramón Pazos Gondar ofrecía sus servicios de transporte que tenía establecidos en la calle Progreso, 1 de Pontevedra.




En esos años, Ramón Pazos comenzó a trabajar de mecánico con los hermanos Vázquez Lescaille, que tenían en la calle El Progreso, hoy Benito Corbal, su negocio de coches de importación, taller de reparación y transporte de personas y mercancías a diferentes poblaciones de la provincia. Existía relación de amistad entre ambas familias, lo cual favoreció el inicio de esta relación laboral.

Gran Garaje en la Calle Progeso (Hoy Benito Corbal) de Pontevedra

Los hermanos Vázquez Lescaille decidieron introducirse en 1930 en el negocio de la venta de receptores de radio, comenzando entonces la comercialización de algunos modelos de fabricación extranjera. Luego establecieron un taller de reparación para dar servicio a sus clientes. 

Esta nueva actividad comercial de los Hermanos Vázquez Lescaille se inició en un local de  la calle Peregrina, 33-35, muy cerca del Gran Garaje.

El 21 de febrero de 1930 aparecía el primer anuncio de prensa donde ofertaban aparatos de radio indicando esta nueva dirección. En ella, estuviera establecido anteriormente el taller de hojalatería de los hermanos Santos Villaverde, que también regentaban una ferretería en la calle de la Oliva, y eran titulares de una patente de invención de una maquina sulfatadora.

El nuevo negocio de los hermanos Vázquez Lescaille estaba dirigido por Vicente, figurando Enrique como administrador y Evaristo como socio capitalista. 

Los primeros receptores que pusieron a la venta fueron de la marca Nora radio, de fabricación alemana, distribuida en exclusiva por Jaime Schwab de Madrid, quien publicó en El Pueblo Gallego un primer anuncio publicitario en noviembre de 1930 con su identidad de vendedor y que luego fue reproducido con el mismo formato y dibujo, ya con los datos identificativos  de Vicente Vázquez Lescaille de Pontevedra, el 2 de diciembre.

Ramón Pazos se había interesado por la radio, de modo que se esforzó en adquirir capacitación como radiotécnico de manera autodidacta, acudiendo también a algún curso de formación en Madrid. Contaba además con la ayuda y conocimientos de Tomás Luis Barbería, el otro  radiotécnico con el que contaron los hermanos Vázquez Lescaille en su negocio. Estos se habían suscrito a algunas revistas técnicas de radio, entre ellas, la argentina Radio Revista y otras de origen norteamericano que les traducía del inglés alguien que vivía en la calle Echegaray de Pontevedra.

En aquellos primeros años de la década de los treinta del siglo XX, José Hermida Vidal, futuro radioaficionado con indicativo provisional EAR-H y más tarde oficial EA1BI, estudiaba en el colegio
de los Maristas de Campolongo, empezando a aficionarse a la radio. Hermida, se escapaba de sus clases y acudía frecuentemente al taller de los hermanos Vázquez Lescaille, donde fue testigo de los experimentos que hicieron entonces Luis Barbería y Pazos Gondar.

Colegio políglota mercantil del sagrado Corazón de Jesús dirigido por Hermanos Maristas de la enseñanza en Campolongo (Pontevedra) a donde se trasladó desde Tuy en el curso 1920-1921 y que funcionó hasta septiembre de 1933 en que el edificio pasó a ser ocupado por el internado de alumnos del instituto de Pontevedra

Poco después, Hermida comenzó a emitir con su propia emisora de onda corta, que debió construir con la ayuda de sus ya amigos radiotécnicos de Radio Pontevedra. Esto ocurrió en 1933.

Tomás Luis Barbería y Ramón Pazos Gondar construyeron, al principio, algunas emisoras de onda corta para aficionados y más tarde, una primera de onda media de 50 W de potencia, con la que experimentaron comuncándose entre ellos. Más tarde, con la ayuda del ingeniero argentino de la R.C.A. Víctor, Alberto Carlos Cambre, quien les venía suministrando frecuentemente piezas y material de radio por encargo, y que fue el que diseñó el proyecto, construyeron el transmisor de radiodifusión de 200 W con el que Radio Pontevedra, EAJ-40 comenzó a emitir de forma continuada en 1934. Más tarde construirían una tercera emisora más potente.

                                                                                                                                                                                       
Tras el inicio de la Guerra Civil Española en julio de 1936, la radio jugó un papel fundamental, razón por la que el personal de Radio Pontevedra fue militarizado y sujeto a un estricto control. Sus técnicos fueron sometidos a estrecha vigilancia  por personal militar armado que permanecía a su lado constantemente. Tomás Luis Barbería tuvo que huir debido a sus ideas políticas, a lo cual fue ayudado por sus patronos después de tenerlo escondido varios días en un falso techo. Ramón Pazos fue el que lo condujo en automóvil hasta la frontera con Portugal, oculto en el mismo, desde donde partió a Argentina.

Durante el tiempo que duró la contienda, en onda corta, y utilizando la emisora de radioaficionado EA1BL, los técnicos de la misma, entre ellos, Ramón Pazos Gondar, contactaron en repetidas ocasiones con Argentina y otros lugares de España y del extranjero para saber de aquellos que habían tenido que huir por sus ideas políticas, prestando así lo que fue conocido comúnmente como servicio de socorro, demandado por muchas personas, deseosas de tener noticias de sus familiares. Los medios normales de comunicación como eran el teléfono y el telégrafo se encontraban inutilizados por la acción bélica y la radio era el único medio, en muchos casos, para obtener noticas de otras zonas, máxime como era el caso de Madrid, que permanecía controlada por el gobierno republicano.

Ramón Pazos Gondar y el aprendiz "Santiaguiño" delante de la EA1BL y EAJ-40 durante la Guerra Civil

En el año 1942, José Hermida Vidal adquirió los negocios de electrodomésticos y de radio a los hermanos Vázquez Lescaille. Ramón Pazos permaneció algún tiempo más como técnico en Radio Pontevedra, después del cual, se instaló con su taller de radiotécnico en el Gran Garaje, donde poco antes lo había hecho su anterior patrón, Enrique Vázquez Lescaille. 

En ese año de 1942, Ramón Pazos Gondar, en unión al ingeniero industrial Ricardo Rodríguez Arana presenta una solicitud de registro de patente de invención con el título: "Un gasógeno a  carbón adaptado para vehículos con motores de explosión", registrado en la Delegación de Industria el 25 de noviembre de ese año con el número 159534.






Al fallecer Enrique Vázquez Lescaille  en 1948, su viuda continuó al frente del negocio aunque Ramón Pazos era realmente quien lo llevaba. Su taller se convirtió, años después, en centro de formación e información sobre radiotécnica. Allí comenzaron como aprendices algunos profesionales de la radio de la comarca de Pontevedra, entre ellos, Manuel López López, quien más tarde se independizó montado su propio taller, Radio Manuel, en la calle Don Gonzalo, y se haría radioaficionado, cuyo indicativo fue EA1FW.

En el año 1956, Ramón Pazos consiguió de la viuda de Enrique Vázquez Lescaille y de los propietarios del local, la familia Losada, el traspaso y arriendo de la totalidad del Gran Garaje, que comprendía, estacionamiento de vehículos, bazar, juguetería y taller de radio.

Enrique de Nó, Magistrado de Trabajo en Pontevedra y radioaficionado con indicativo EA1FC solía frecuentar el Gran Garaje, donde conversaba con Ramón Pazos sobre temas de radio.

Enrique de Nó Louis, EA1FC (1956)

En 1994, el Diario de Pontevedra publicó una entrevista que efectuó el periodista pontevedrés Curro Volta a Ramón Pazos Gondar en la que este relató cómo habían sido sus comienzos en Radio Pontevedra. 


Ramón Pazos Gondar (1994)

Hasta su fallecimiento en 1999, Ramón Pazos y su esposa Amalia Riveiro hicieron del Gran Garaje su medio de vida y de servicio a sus vecinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario